Vida  /  Psicología
0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
¿Reflejan firmas la personalidad?

Imagen Siguiente
Entran en juego todos nuestros sentimientos, emociones.
miércoles, 3 de agosto de 2022
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font

Agencia/Reforma

De la letra vibrante de Gustave Flaubert, autor de Madame Bovary, al trazo complejo de Bram Stoker, creador de Drácula, los escritores plasman en sus firmas sus personalidades, asegura María del Carmen Quijano.

La grafóloga, junto con el narrador José Antonio Lugo, emprendieron el análisis grafológico y la semblanza literaria crítica, cada uno desde su campo de conocimiento, de algunos de los más destacados autores de la literatura universal, lo cual dio como fruto La escritura de los escritores (Editorial Tapiz del Unicornio).

"Quisimos mezclar escritores muy conocidos como Juan Rulfo, Octavio Paz o Molière, con otros no tan famosos, como Lawrence Durrell o Giacomo Leopardi", explica la autora, quien también es perito en grafoscopía.

Lugo y Quijano hicieron por separado sus interpretaciones literaria y manuscrita de los escritores, y, posteriormente, se reunieron para compartir y contrastar sus análisis.

"Fue sorprendente ver cómo encajaban ambas partes, era un engrane", afirma.

Uno de sus descubrimientos, dice, fue ver cómo la personalidad de los escritores, sus firmas y la psicología de los personajes de estos autores o de sus estilos literarios se entremezclan.

"Por ejemplo, la firma de Bram Stoker, es claro que es Drácula quien firma así. Es una firma muy compleja y podríamos decir que 'es Drácula quien hizo la firma de Stoker'.

"¿O qué podemos decir de la firma de Octavio Paz? Clara, sencilla y firme.

"Y de Federico García Lorca vemos esas mayúsculas altísimas con esas minúsculas pequeñísimas. Hay una compensación de un cierto síndrome de inferioridad", asegura.

De acuerdo con la especialista, todos los escritores que analizaron, comparten, según el estudio grafológico, una gran imaginación obviamente, pero también se observa una búsqueda de compensar a través de la escritura sus situaciones o carencias de vida.

Aunque, agrega, el reto final era descubrir qué particularidades tiene cada escritor.

"Kafka refleja en su firma que era una persona que se sentía muy disminuida. Podríamos decir que no era un hombre que, por decirlo de manera coloquial, pisara fuerte.

"En James Joyce hay una firmeza para escribir, para deslizar la pluma, y hay quienes, en contraste, no lo hacen, como Kafka precisamente, quien refleja inseguridad", añade.

"Él siempre admiró mucho a su papá, sentía que su padre era grandioso y que él no lo iba a ser. Sacó los monstruos que llevaba dentro a través de la escritura".

Desde el cerebro

Según estudios neurocientíficos, afirma María del Carmen Quijano, no escribimos con la mano sino con el cerebro.

"La mano es el instrumento. El cerebro está dictando realmente", afirma, con lo cual se explicaría cómo la psique se plasma a través del trazo de las letras y las firmas.

También, aclara, no escribimos igual a lo largo de nuestra vida, vamos modificando nuestra letra de acuerdo a los cambios de nuestros rasgos de personalidad.

"O inclusive no escribes igual el nombre de la persona que amas que el de la persona que te hizo daño. No firmamos igual el contrato cuando entramos a trabajar que el de liquidación.

Entran en juego todos nuestros sentimientos, emociones".

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion