0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Ajustará Chihuahua plan de seguridad tras muerte de jesuitas

Tras el asesinato de dos sacerdotes jesuitas, el Gobierno de Chihuahua realizó una mesa de trabajo con autoridades y ex Gobernadores para redefinir su estrategia de seguridad. Foto: Especial
- Tras asesinato de dos jesuitas, Gobierno de Chihuahua realiza mesa de trabajo con autoridades para redefinir su estrategia de seguridad
viernes, 24 de junio de 2022
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font

CHIHUAHUA

/REFORMA

Tras el asesinato de los dos sacerdotes jesuitas y un guía de turistas en Cerocahui, el Gobierno de Chihuahua redefinirá sus acciones en materia de seguridad.

Este viernes, la Gobernadora María Eugenia Campos se reunió en una mesa de trabajo con autoridades de seguridad pública, ex Gobernadores y líderes empresariales, así como con el ex Secretario de Gobernación en la Administración de Ernesto Zedillo, Diódoro Carrasco, para escuchar sus planteamientos, propuestas, experiencias y prácticas de participación ciudadana.

La reunión se realizó con la finalidad de que los participantes contribuyan a generar un diagnóstico que defina hacia dónde puede y debe avanzar el Estado, para fortalecer la política pública en materia de seguridad.

Aunque no se dieron a conocer detalles concretos del reajuste, se indicó que se busca robustecer la estrategia de seguridad con la participación de la sociedad.

"Esta reunión que tuvimos para ver el tema de seguridad pública en el Estado de Chihuahua, en los hechos que han acontecido últimamente, estamos redefiniendo, robusteciendo la política pública para todo el Estado porque sabemos perfectamente que lo que le preocupa más a los chihuahuenses hoy en día es la seguridad y estamos ocupados y trabajando, gobernando para los chihuahuenses en esta materia", indicó la Mandataria panista al término del encuentro en Palacio de Gobierno.

La Gobernadora subrayó que se busca que toda la política pública y la estrategia, y cada uno de los programas y proyectos que se definan en materia de seguridad pública vayan alineados con la Academia, con el sector productivo y con la sociedad civil organizada.

¿Cómo encontró Cerocahui, Gobernadora?, se le preguntó.

"Pues lo encontré triste, tuve la oportunidad de platicar con el tercer sacerdote que estuvo en la iglesia, tuve incluso un momento de oración con el sacerdote y bueno platicamos de los hechos", dijo.

Campos estuvo esta semana en la comunidad del Municipio de Urique, donde el 20 de junio pasado, los sacerdotes jesuitas Javier Campos y Joaquín Mora, así como el guía de turistas Pedro Palma, fueron asesinados en el templo de San Francisco Javier.

"También tuve la oportunidad de platicar con la milicia, con la Guardia Nacional, con la Policía Estatal que están replegados allá en Cerocahui y bueno darles motivación, pero sobre todo darles la seguridad del uso de la fuerza por parte del Gobierno del Estado para trabajar de forma conjunta y para que se sientan seguros en su trabajo en Cerocahui y cumplir su misión".

Por separado, en un comunicado de Gobierno del Estado, se indicó que en la reunión la Gobernadora dijo tener una visión muy clara de lo que está pasando en la Sierra Tarahumara.

"Debemos coordinarnos y alinearnos para tener mejores resultados, robusteciendo la participación ciudadana en la política pública, con todas sus experiencias y comentarios", señala.

La Gobernadora en coordinación con el Gobierno Federal y el empresariado chihuahuense, invitó a todos los sectores de la sociedad a sumarse y participar, por lo que para valorar programas y proyectos se dará continuidad a las mesas de trabajo, para además, reajustar el presupuesto y orientarlo a la causa de la Sierra Tarahumara y de las políticas públicas para que no se repitan este tipo de casos.

"Me llevo con mucho interés varias de las propuestas, sobre todo la del Consejo de Gobernabilidad y Participación Ciudadana, para contar con mediciones más claras", señaló al agradecer la propuesta de Diódoro Carrasco.

Campos enfatizó que se contempla la propuesta de crear una Procuraduría de Asuntos Indígenas que permita brindar una atención más especializada a la zona serrana.

"Tenemos que avizorar lo que está sucediendo en la Sierra Tarahumara de una forma muy diferente", dijo tras la reunión en la que fue acompañada por los ex Gobernadores priistas Patricio Martínez y Fernando Baeza, así como por mandos de seguridad.

Destacó que ha estado en contacto con la comunidad jesuita y que se reunirá con el dirigente de la Compañía de Jesús, quien le ha solicitado trabajar en colaboración con Gobierno del Estado, para implementar programas y proyectos que logren cambiar la realidad de la región serrana, a fin de que no solo se combatan la marginación y la pobreza, sino toda su problemática de manera integral.

En las mesas de seguridad que se tienen con el Gobierno federal, la Secretaría de la Defensa, Guardia Nacional, Fiscalía General de la República y Gobierno del Estado, se están generando ya estrategias para reforzar la seguridad en la entidad y no focalizarlas únicamente en Juárez y Cuauhtémoc, dos de los municipios donde se han registrado hechos delictivos de alto impacto recientemente.

Al concluir la reunión, Campos también fue interrogada sobre la complicidad que hubo por parte de autoridades en el pasado que permitieron al crimen expandir su operación en la zona serrana de Chihuahua y mantener pueblos cooptados.

"No voy a hablar absolutamente del pasado, voy a hablar del presente y voy a hablar del futuro, soy una Gobernadora que no se refiere a los hechos del pasado, sino a seguir dando resultados hacia el frente, a que los chihuahuenses vivan, crezcan y puedan trabajar de forma pacífica y eso es lo que haré.

"Lo que se hizo en el pasado obviamente implica un alto costo de no haber hecho, pero no nos vamos a detener en ese episodio de la historia", anotó.

La panista dijo que estará presente en los servicios funerarios que se realizarán este fin de semana en la Capital del Estado.

La Gobernadora fue cuestionada además sobre una reunión pendiente con la Diócesis de la Tarahumara, antes de los hechos de Cerocahui, con la que se buscaba analizar una agenda social en la zona serrana.

Campos dijo que en marzo pasado se reunió con todos los Obispos de la entidad en Palacio de Gobierno.

"Acordamos todos los Obispos y una servidora reunirnos tres meses después, lo cual hubiera sido en el mes de junio, tratamos de cuadrar agendas, ellos tenían, específicamente la Tarahumara, tenía 16 confirmaciones en el mes de junio, y se reagendó para el mes de julio, entonces parece que no teníamos claro pues por parte de algunas personas esas fechas, pero esos son los acuerdos y en este Gobierno del Estado cumplimos los acuerdos", aseveró.

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion