Vida  /  Sociedad
0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Que fluya el trabajo

El home office llegó para quedarse... aunque sea de manera parcial.
miércoles, 4 de mayo de 2022
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Agencia/Reforma

El home office llegó para quedarse... aunque sea de manera parcial.

Ya sea que labores de forma híbrida o totalmente remota, el espacio de trabajo en casa es un lugar sumamente importante.

De este sitio depende tu productividad y concentración a la hora de hacer tus actividades.

Si estás pensando en renovar o adecuar una habitación para convertirla en oficina, primero ten claras tus necesidades y, después, pon manos a la obra.

Sólo lo que necesitas

Antes de invertir en mobiliario, material o accesorios, responde algunas preguntas para saber qué requieres realmente.

¿Cuánto espacio de un escritorio necesitas?

¿Tienes mucha papelería u objetos que usas y debes almacenar?

¿Te distraes fácilmente?

¿Qué aparatos que requieren electricidad necesitas?

¿Trabajas con un equipo grande, como computadora, impresora, fotocopiadora, etc.?

¿Pasas todo el día en la oficina o tu trabajo incluye salir a visitar clientes?

Después de contestar estas preguntas podrás tener claro qué tipo de mobiliario necesitas, así como su tamaño.

También considerar la opción de aplicar aislamiento acústico.

Además, decidirás cómo debes acomodar tu equipo o si requieres de que un electricista agregue más contactos en los muros y cómo deben ir.

Escritorio

Aclara si requieres de sólo una mesa de trabajo o un escritorio, la diferencia de costo entre cada mueble puede ser considerable.

Analiza qué tamaño de mueble necesitas, ya sea que tengas una computadora grande y con peso o si sólo trabajas con una computadora e incluso con una tableta.

Debes considerar un espacio para poder tomar apuntes y acomodar herramientas de trabajo sencillas, como plumas, una agenda y el teléfono.

Algunos escritorios tienen canales de cables para mantenerlos en orden.

Si no cuentas con uno así, considera la ubicación del escritorio para una conexión ordenada y segura a los enchufes.

Silla

Es uno de los elementos más importantes, sobre todo cuando tu trabajo te exige estar sentado una buena parte del día.

Si no se tiene una buena silla puede ser perjudicial para la espalda.

En una tienda especializada pregunta por aquellas que son para oficina y las tecnologías con las que cuentan para que estés cómodo.

Otros muebles

En caso de que tu trabajo implique tener mucha papelería guardada sí necesitarás un archivero.

Elige cuál se adapta más a tus necesidades, por ejemplo, algún mueble empotrado o uno que pueda cambiarse de lugar constantemente.

Una mesa grande es útil para acomodar la impresora o una copiadora, sólo checa que tengas los contactos suficientes en el área en donde la ubicarás.

Iluminación y colores

Es recomendable tener luz natural en la medida de lo posible.

Se sugiere que en el espacio que se eligió para trabajar se apliquen colores neutros, pues son ideales para lograr la paz y concentración.

Entre estas tonalidades destacan los blancos, grises y beiges.

Ruido

Si tienes vecinos ruidosos o hay gente en casa cuando estás trabajando, es posible que agregues aislamiento acústico a la habitación.

Las ventanas son clave para detener la entrada de ruido a la casa.

Los vidrios con doble acristalamiento son buena opción para detener el ruido, pues llegan a reducir el sonido hasta 47 decibeles.

Los marcos elaborados con PVC son capaces de baja hasta 25 veces el ruido del exterior.

Otra opción es agregar una especie de pasta en los muros interiores y techo.

Al secarse este producto, la pasta se convierte en una membrana que puede ser cubierta con yeso, mosaico o algún otro acabado.

La fibra de vidrio o mineral es otro insumo que se recomienda.

Se instala en un muro falso o en un panel de yeso.

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion