Vida  /  Sociedad
0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
¿Quién dice la verdad en estos tiempos?

Imagen Siguiente
Si bien las redes son benéficas, también fomentan engaños generalizados y una falta de credibilidad en líderes.
martes, 29 de marzo de 2022
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font

Agencia/Reforma

Mientras personas de todo el mundo buscan informarse sobre la guerra entre Rusia y Ucrania, los presidentes de ambos países aseguran estar del lado bueno de la historia: el ucraniano Zelensky denuncia ataques del enemigo y el ruso Putin afirma que buscan salvar ciudadanos.

Algo similar ocurre en México: el Presidente Andrés Manuel López Obrador defiende continuamente sus ideas y los opositores, a quienes confronta, señalan sus errores.

La situación es parecida con otros líderes mundiales, así como temas políticos, ambientales y científicos.

Entre tanta y tan diversa información que circula en televisión, publicaciones de Facebook, conversaciones entre amigos, mensajes de WhatsApp y videos de TikTok, gran parte de ella falsa, no sería extraño preguntarse: ¿quién tiene la razón?

"Lo que se está viviendo es un fenómeno muy particular que se viene presentando mucho más fuertemente con el dominio que tienen las redes sociales como medios de difusión de información", señala Juan Carlos Cobián, especialista en periodismo y asuntos internacionales.

"Los que hacen esta difusión de información no necesariamente son lo que antes podíamos considerar como fuentes fidedignas".

Si bien es cierto que desde antes ya ocurría que existían diferentes versiones sobre un mismo asunto, apunta, la era digital ha exacerbado todo.

Hay autores que hablan que para el año 2025 la sociedad va a convivir con más noticias falsas que certeras, dice Roxio Portillo, profesor del Departamento de Cine y Comunicación de la Universidad de Monterrey.

"Es decir", agrega, "vamos a estar expuestos a más contenidos que no son ciertos que a los son ciertos".

Aunque la era digital permite una mayor democratización de información y libertad de expresión, coinciden los especialistas, ahora es más fácil que muchas noticias sean falsas o manipuladas, lo que vuelve más difícil saber con precisión qué es lo real.

Esto también ocasiona pérdida de credibilidad en líderes.

"Esto se hizo mucho más presente durante la presidencia de Donald Trump", considera Cobián, profesor del departamento de Ciencia Política y Relaciones Internacionales del Tecnológico de Monterrey.

Lo mismo el mandatario mexicano. Con su frase "Yo tengo otros datos", también usada por otros líderes políticos, detalla, empiezan a desacreditar a los medios tradicionales que ofrecen información verificada.

UNA FALSA REALIDAD

Uno de los principales problemas que ocasiona vivir en una época de tanta información verdadera, falsa o manipulada, indica Portillo, es que la sociedad puede acabar formándose un imaginario colectivo que no es real.

Las personas construyen su realidad a partir de la comunicación, explica.

"Si nuestra comunicación no se basa en datos certeros, precisos, o que simplemente no sea cierto lo que estamos diciendo, el imaginario que estamos construyendo de realidad social simplemente puede ser una situación esquizofrénica colectiva, donde estamos todos envueltos en una cosa que no es cierta", detalla.

Dicho de otra forma, puede ser un engaño generalizado.

Al perder credibilidad en medios o líderes que antes se creía, las personas comienzan a creer en la información que reciben de quienes son cercanos.

Y tiene mucho que ver con la propia lógica de las redes sociales, destaca Cobián.

"Esta lógica está construida en base a círculos de amistades, conocidos o gente que uno sigue porque coincide mi opinión con la de esa persona", explica.

"Esta cercanía, a muchos de los usuarios les hace pensar que tienen validez lo que te está diciendo sin verificarlo".

La situación se complica porque el mismo algoritmo de las redes sociales ofrece a los usuarios información alineada con sus intereses y maneras de pensar, coinciden los expertos, y se vuelve más fácil creer sin verificar.

A su vez, destaca Cobián, esto contribuye a una mayor polarización de la sociedad.

SER CRÍTICOS

Entonces, ¿a quién creerle?

La clave es el pensamiento crítico y la apertura.

"(Hay que) enseñarle a la gente a que cuestione las cosas que están pasando a su alrededor", indica el profesor Portillo.

"Si tratamos de, por lo menos, darle la oportunidad de tener un pensamiento crítico, por ejemplo, frente a TikTok, ya puedo tratar de cuestionar que todo lo que aparece ahí no necesariamente sea cierto".

Es como la vista humana, ejemplifica, que mirando al frente no tiene un alcance de 360 grados. Así ocurre con la información que se recibe.

Por tanto es importante ser críticos, tener la apertura de no quedarse con una sola visión y el criterio para formarse una opinión propia.

"Hay que contrastar siempre la opinión que recibo con otra opinión, la opinión contraria para poder sacar mis propias conclusiones", apunta el profesor Cobián.

"Sino, me voy a quedar sólo con un punto de vista".

Nunca hay que dar por sentado que lo que se está leyendo, viendo o escuchando es la verdad absoluta. Incluso si son fuentes a las que siempre se les cree.

En caso de temas políticos, menciona Cobián, recordar que hay informantes que apoyan cierto bando. Propone contrastar la información con el lado opuesto.

"Si escucho, leo o alguien me comparte un dato acerca de que el tren maya está contaminando radicalmente cenotes en la península de Yucatán", ejemplifica, "tengo que contrastar esos datos con la información contraria".

También es importante recordar que los culpables no son los medios, las redes ni el algoritmo, afirma el especialista Portillo.

La diversidad de información permite que la sociedad pueda enriquecerse con diferentes puntos de vista.

"Ahí entra la dimensión humana, la dimensión ética de qué estamos haciendo nosotros con esos instrumentos", detalla, "si tratamos de tener un buen comportamiento allí a partir de un pensamiento crítico".

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion