Vida  /  Sociedad
0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Educar: más allá de lo intelectual

Imagen Siguiente
El aprendizaje intelectual es sólo una de las áreas necesarias para que las y los estudiantes se desarrollen de forma integral y alcancen su máximo potencial.
jueves, 15 de julio de 2021
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font

Agencia/Reforma

En la educación, el aprendizaje intelectual es sólo una de las áreas necesarias para que las y los estudiantes se desarrollen de forma integral y alcancen su máximo potencial.

Además de las clases de lenguaje, matemáticas y ciencias, es fundamental integrar la enseñanza de valores éticos y habilidades socioemocionales en los mismos planes curriculares.

Ante tal premisa, los líderes educativos son pieza clave para conseguirlo de forma exitosa.

Ésas son algunas de las conclusiones a las que Maricarmen Esper, doctora en filosofía y liderazgo educativo por la Universidad de Texas, ha llegado tras más de tres décadas de estudios en el tema.

"Las investigaciones han descubierto que es necesario integrar estos temas de educación del carácter y aprendizaje socioemocional en todos los niveles educativos para ayudar a los estudiantes a que se desarrollen y logren sus metas", dice la especialista, originaria de San Luis Potosí.

"Cada vez más las instituciones educativas de todos los niveles (lo) están incorporando".

A inicios de los años 90, Esper comenzó a estudiar la educación del carácter, enfoque que promueve el desarrollo intelectual, ético, social y emocional.

Este modelo, explica, busca integrar la enseñanza de virtudes y habilidades socioemocionales en la educación formal, de preescolar a posgrado, de una forma intencional, planeada y profesional.

Algunos de estos valores son el respeto, la responsabilidad, el orden, la bondad, la amistad, la amabilidad y el patriotismo.

"(El enfoque) es que toda la educación académica que se ofrezca en todos los niveles educativos sea enfocada a practicar el bien en la sociedad", detalla la maestra en educación con especialidad en comunicación por el Tec de Monterrey.

"Que con lo académico que tú aprendes, cualquiera que sea la materia, lenguaje, física, química, matemáticas o ciencias, esté integrado a hacer el bien".

Cuando este modelo educativo se implementa con eficacia, impacta de forma positiva en el desarrollo integral de los estudiantes.

"Las estadísticas dicen que en las instituciones que aplican como enfoque la educación en valores, los resultados académicos son mejores, las referencias de disciplina negativa disminuyen, disminuye el bullying", indica.

"Aparte, mejora la cultura y el ambiente escolar positivamente, y la gente desarrolla sus potencialidades al máximo".

En su libro Cómo educar en valores éticos (Trillas, 2008), Esper ofrece estrategias para que los docentes puedan implementar este enfoque educativo.

LIDERAZGO, PIEZA CLAVE

¿Cómo conseguir que una escuela promueva una educación del carácter con éxito? Los elementos clave, apunta Esper, son los líderes escolares.

En su más reciente investigación, se dedicó a estudiar planteles que implementan la educación de carácter de forma exitosa, para identificar lo que sus directores consideran que son las mejores prácticas para lograrlo.

Participaron tres instituciones de educación básica de Estados Unidos premiadas como Escuela Nacional de Carácter por Character.org, grupo de defensa de la educación del carácter con sede en Washington.

"Investigué la parte del liderazgo de servicio, de liderazgo escolar y social para ayudar a que las personas desarrollen su potencial y se realicen más como personas", dice Esper.

En su estudio "Leading Schools: Cultivating Flourishing Communities", disponible para su consulta en ProQuest, encontró que lo principal es que los líderes educativos estén convencidos de implementar este modelo en sus instituciones.

Después hay que revisar los valores de la misión escolar e implementarlos en el aula. Para ello deben capacitarse con expertos en el área y de no poder, planear una enseñanza autodirigida a partir de la literatura educativa.

Uno de los aspectos más importantes que encontró en las escuelas analizadas, es que el liderazgo no debe recaer sólo en el director.

"El liderazgo debe ser colaborativo y compartido, no nada más centrado en una persona", menciona Esper. "En una escuela el liderazgo es el director, el subdirector, un equipo de padres de familia, un equipo de jóvenes, un equipo de maestros".

De esta manera, cuando un líder se retire, el trabajo puede continuar.

Cuando se implementa este liderazgo enfocado en una educación en valores éticos, subraya la especialista, el ambiente escolar mejorará, los estudiantes estudiarán mejor y van a ser más felices en la institución.

"Lo que queremos es que la gente quiera ir a esa escuela, quiera ir a esa universidad", enfatiza, "porque ahí somos queridos, valorados, respetados porque les importa mi persona, les importa que yo sea una persona feliz".

LIDERAZGO EXITOSO

Para lograr una educación ética y socioemocional exitosa, los líderes educativos deben:

1. Estar convencidos de este enfoque para su escuela.

2. Revisar los valores éticos de su misión y visión escolar.

3. Capacitarse con expertos o libros para llevar los valores al aula.

4. Asegurarse que el liderazgo sea compartido y colaborativo.

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion