Vida  /  Sociedad
+1
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Aunque advierte, también confunde

En los anaqueles de las tiendas comienzan a verse los primeros productos con el nuevo etiquetado frontal mexicano.
martes, 22 de septiembre de 2020
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Agencia/Reforma

En los anaqueles de las tiendas comienzan a verse los primeros productos con el nuevo etiquetado frontal mexicano, caracterizado por unos sellos negros que alertan sobre el contenido excesivo en los nutrimentos que pueden dañar la salud.

Aprobada en 2019, esta estrategia busca informar a la población de forma clara sobre cuáles productos preenvasados pueden poner en riesgo su salud si se ingieren en exceso y así combatir enfermedades asociadas a su consumo.

"Va dirigido a aquellos productos que son procesados o ultraprocesados, (cuyo) consumo excesivo puede ser un factor de riesgo a un sobrepeso u obesidad", expresa la nutrióloga Grace Ibarra, creadora de la consultoría nutricional Hábitos Inteligentes.

"Es la principal problemática de salud pública de México (y) que nos desencadena las principales causas de muerte, (como) enfermedades cardiovasculares y diabetes".

La norma NOM-051 establece la obligación de colocar hasta cinco etiquetas, en forma de octágonos, si un alimento o bebida no alcohólica supera las cantidades recomendadas de calorías, azúcares, grasas saturadas, grasas trans o sodio, denominados nutrimentos críticos.

Pero su implementación ha generado polémica entre la industria y organismos involucrados.

Algunos especialistas en nutrición señalan que el nuevo etiquetado informa de manera más clara que las etiquetas anteriores, las cuales tenían cifras que requerían de conocimientos en nutrición para poder interpretarlas.

"Es una estrategia positiva para concientizar un poquito más a la población de algunos alimentos que a lo mejor ellos consideraban como saludables", expresa la nutrióloga Andrea Fraga.

Otros expertos consideran que aunque el etiquetado advierte de forma más directa, para resolver la problemática de salud en el País es necesario educar a la población sobre nutrición, pues no todos tienen los mismos requerimientos energéticos y nutricionales.

"(Si) queremos prevenir el sobrepeso y la obesidad, mi perspectiva es que la población tiene que estar informada de la alimentación correcta", expresa Elizabeth Solís Pérez, profesora e investigadora de la Facultad de Salud Pública y Nutrición de la UANL.

GENERA CONFUSIÓN

EL NORTE publicó el 2 de septiembre que el nuevo etiquetado está dejando más dudas que información clara a los consumidores, quienes expresan sentirse desconcertados al encontrar sellos de advertencia en productos recomendados por sus nutriólogos.

Una de las causas principales de esta confusión, señala Fraga, es que los sellos de advertencia se colocan con base en 100 gramos o mililitros del producto.

"Lo que creo que le está generando mucha confusión a la gente es ver alimentos saludables con sellos. Ahí es donde tienen que entender que es porque la Ley del etiquetado (indica que) se tiene que basar en 100 gramos (o mililitros)", explica.

Algunos consumidores mencionaron sentirse confundidos porque los sellos sólo marcan un exceso, pero no especifican la diferencia entre el contenido de los productos.

Otra situación que ha generado dudas es encontrar los mismos sellos de advertencia en productos chatarra y en aquellos que consideran como saludables, por lo que no saben cuál elegir.

"Va a haber algunos alimentos que son considerados como saludables, que van a traer estos sellos porque por su naturaleza son alimentos con alto contenido en calorías", indica Fraga, "y que no necesariamente van a traer algo negativo a tu vida".

Ante posibles confusiones con el nuevo etiquetado, ¿cómo tomar decisiones saludables? Las especialistas brindan algunas estrategias.

1. INFÓRMATE

Con o sin etiquetado, lo que te va a permitir seleccionar apropiadamente tus alimentos es una información basada en la alimentación correcta".

Elizabeth Solís, investigadora en nutrición

2. REVISA LOS INGREDIENTES

Hay que fijarse en la calidad de los ingredientes, en darse cuenta si son ingredientes pronunciables, si son ingredientes conocidos, que no tenga más de 10 ingredientes ese listado y que la mayoría no sean químicos o artificiales".

Andrea Fraga, nutrióloga

3. ANALIZA LA PORCIÓN

¿Qué tanta cantidad voy a consumir de ese producto?

Lo que se evalúa son los 100 gramos, pero si el producto tiene 50 o 30 gramos, puede ser que no impacte tanto.

Lo que tengo que medir es la cantidad que yo voy a utilizar".

Grace Ibarra, nutrióloga

4. BUSCA EL EQUILIBRIO

Hay alimentos procesados que puedan brindarte un gusto y no está mal. El problema es el exceso en su consumo".

Grace Ibarra, nutrióloga

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion