Vida  /  Belleza
0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Cuida tu cabello y tu piel

Imagen Siguiente
La adaptación a un estilo de vida con limitaciones para salir y socializar por la contingencia por el Covid-19 ha provocado ansiedad y síntomas de depresión.
viernes, 18 de septiembre de 2020
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font

Agencia/Reforma

Si en los últimos meses has sentido tristeza y ansiedad y cuando te miras al espejo notas que tu piel se ve enrojecida, con más acné, tu cepillo está lleno de bolas de pelo o tus uñas están débiles, necesitas ir con especialistas en dermatología porque podrías tener un trastorno dermatológico.

La adaptación a un estilo de vida con limitaciones para salir y socializar por la contingencia por el Covid-19 ha provocado ansiedad y síntomas de depresión.

Cristina Cortés Peralta, dermatóloga, comenta que este tipo de emociones están repercutiendo en manifestaciones físicas.

"En los últimos meses ha habido un aumento de hasta 10 veces más personas con caída de pelo, esto se asocia al estrés, la ansiedad y la depresión.

"También hay un diagnóstico asociado por coronavirus, que es un tipo de enfermedad cabelluda donde hay un aceleramiento en la fase de muerte del pelo y un acortamiento en la fase de crecimiento.

Es una enfermedad detonada por factores estresores, tanto emocionales, psicológicos y físicos", menciona.

Cortés Peralta explica que los trastorno dermatológico es todo aquella enfermedad o manifestación que afecta la piel, el pelo o las uñas.

Desde aparición de lesiones inflamatorias, enrojecimiento, descamación, dolor, aparición de tumores, caída de pelo, deformidad de las uñas hasta comezón o ardor.

Estos trastornos se pueden presentar por enfermedades congénitas de la piel, pelo y uñas, también pueden ser detonadas por estados de ánimo, exposición a agentes químicos, irritantes, aplicación de maquillaje, alimentación deficiente y por factores ambientales como la radiación del sol.

Los trastornos dermatológicos se presentan mayormente en personas entre los 25 y 50 años.

"En un momento dado si el paciente no sabe que lo padece y no hay una corrección, la enfermedad que en la mayoría de los casos puede ser autolimitada pudiera evolucionar a una caída persistente y llegar a un grado de alopecia con áreas de calvicie muy visibles", advierte.

"La forma de darse cuenta que pasa algo, es poniendo atención al adelgazamiento en el grosor de la coleta, observan numerosos pelos en la sábana, la almohada, la coladera o al momento de peinarse".

La especialista comenta que cuando se retira el factor detonante cesa la caída del pelo hasta un 90 por ciento de los casos, sin embargo si el detonante es persistente, es indispensable que el paciente acuda con un dermatólogo.

UÑAS

De acuerdo con la dermatóloga Cristina Cortés Peralta, en las uñas se está observando blanqueamiento, hay manifestación de líneas transversales en las uñas de las manos o pies, adelgazamiento, fragilidad y pérdida de brillo debido a eventos de estrés.

"El tema emocional o de ansiedad no sólo retrasa el crecimiento de las uñas por todas las toxinas que se liberan durante un estado de alerta constante como lo es el estrés, sino que aumenta las compulsiones de las personas a morderse las uñas, desprender los pellejitos o la descamación alrededor por el confinamiento, trabajo en casa o educación en línea", explica la experta.

"En casos extremos y si está acompañado de esta compulsión por morder o mutilar, puede llegar a deformidad permanente o hasta pérdida de las uñas".

PIEL

En la piel se han notado cambios variados, desde una dermatitis hasta una inflamación en la piel en diferentes zonas y enrojecimiento.

"Esta sintomatología se puede ir complicando paulatinamente con el rascado persistente y generar infecciones extensas de la piel, en un grado extremo puede provocar úlceras, y finalmente una cicatrización anormal y presencia de manchas", advierte Cortés Peralta.

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion