+1
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
La cuera, piel de Tamaulipas

Las hermanas María Luisa y Anabel Rodríguez Haeberli. (Foto Teo Noriega)
Las hermanas Rodríguez Haeberli muestran su legado familiar
lunes, 11 de septiembre de 2017
Por: Eduardo Sánchez
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
El encuentro

En una tibia mañana sabatina se produce el encuentro. Hasta Ciudad Victoria vamos para conocer el legado de una visionaria mujer que marcó un precedente importante en el traje típico tamaulipeco.

Doña María Luisa Font Viuda de Haeberli (+) fue la fundadora de lo que ahora es una empresa familiar de gran renombre, que ha alcanzado gran proyección internacional.

Dos de sus nietas, María Luisa y Anabel Rodríguez Haeberli, quienes ahora están al frente del negocio, nos reciben en su casa, en el centro de la capital del Estado.

Grandes árboles rodean la vetusta construcción donde se sitúa el complejo familiar. Al fondo, está el taller, “el lugar de los sueños”, un espacio sencillo donde manos hábiles cortan y cosen dando forma a prendas únicas que visten políticos, modelos, reinas de belleza, cantantes, actrices, miembros de la realeza y personalidades eclesiásticas.

Se abre el baúl de los recuerdos

Mientras disfrutamos de un vaso con agua de frutas y comemos granada, las hermanas Rodríguez Haeberli nos abren el archivo familiar. Surgen recortes y fotografías de los inicios del taller, cuando lo fundó su abuela María Luisa, allá en el año de 1936.

Otras imágenes, muestran a su mamá, de nombre también María Luisa, acompañada del príncipe Alberto de Mónaco y del Papa Juan Pablo II, dos de las tantas personalidades que tienen cueras Haeberli.

También han confeccionado cueras para grupos de danza como el Ballet Folclórico de México de Amalia Hernández, el Conjunto Típico Tamaulipeco y el Ballet Folclórico de San Luis Potosí.

¿Quiénes más? Lalo González “Piporro”, Jorge Vargas, María de Lourdes, Pedro Infante, Humberto Cabañas, Irma Serrano, Eleazar González “Chelelo”, Bill Clemens, Lyndon B. Jhonson, Amalia González Caballero de Castillo Ledón, la reina Juliana de Holanda, Adolfo López Mateos, Gustavo Díaz Ordaz, Luis Echeverría Álvarez, Miguel de la Madrid y Carlos Salinas de Gortari.

El traje típico de Tamaulipas

Precisamente es en el ámbito de la política, donde la pionera, Doña María Luisa Font Viuda de Haeberli, sitúa la empresa familiar en una posición privilegiada, al participar en la Segunda Feria Regional de Victoria durante el concurso para seleccionar el traje tamaulipeco, obteniendo el primer lugar con su aportación de falda, blusa y cuera, modelado por su hija María Luisa.

Si bien la cuera proviene de un traje llamado cotón que era utilizado por los vaqueros para protegerse de las ramas y espinas. El clima seco y frío de Tula favorecía el uso cotidiano de este tipo de prendas.

La primera cuera fue elaborada por Rosalío Reyna, por encargo del general Alberto Carrera Torres. En este primer modelo se agregaron más barbas al cotón y se añadieron los dibujos que representan las plantas y flores del campo.

Pero fue hasta el período del Gobernador Norberto Treviño Zapata que se adoptó como traje de Tamaulipas, gracias a la aportación de Doña María Luisa Font, pues debido al carácter masculino de la prenda, en aquella Feria Regional se presentó el diseño del atuendo femenino que resultó ganador.

“Desde 1936, la familia se dedica a esta actividad, pero sin llevar a cabo el proceso de curtimiento, pues debido a su laboriosidad y alto costo, prefieren adquirir la materia prima en tenerías de la Ciudad de México, quienes emplean productos químicos importados de Alemania.

Las pieles son traídas desde Canadá, Estados Unidos, Australia y Sudamérica”.

La cuera de Pedro Infante en “Los tres huastecos”

Otro de los recortes que celosamente resguardan los descendientes de Doña María Luisa Font Viuda de Haeberli (+), es un artículo escrito por Francisco Ramos Aguirre, cronista de Ciudad Victoria, en su columna “Guardapolvos”, en el que escribe sobre la cuera que Pedro Infante usó en la película “Los tres huastecos”.

En torno a la prenda, que se exhibe en una de las vitrinas del Museo Regional de Historia de Tamaulipas, con una inscripción donde se indica que formó parte del vestuario del inolvidable ídolo de Guamúchil en el film dirigido por Ismael Rodríguez, ha surgido una gran interrogante a través del tiempo.

Si bien la cuera no es la misma que el actor y cantante porta en la película, de acuerdo a una investigación hecha por Ramos Aguirre, al consultar el tomo IV de la Historia Documental del Cine Mexicano de Emilio García Riera, la cuera que se resguarda en el Museo Regional sí fue propiedad de Pedro Infante y pudo ser un regalo al cantante en una de las visitas que realizó a Tamaulipas.

“Respecto a quien la confeccionó, es difícil determinarlo con exactitud… Igual pudo suceder que los encargados de vestuario hayan ordenado la fabricación de la cuera en los talleres que existían en Tula o Ciudad Victoria, donde por cierto la señora Font de Haeberli le diseñó a Pedro Infante un par de cueras, una negra con blanco y otra beige con café, que el cantante utilizó en algunas actuaciones, siendo esta última la que aparece en “Los tres huastecos”.

En el Centro Cultural Tamaulipas

Tras terminar la sesión fotográfica con las modelos, llega el momento de conocer la tienda. Nos trasladamos al Centro Cultural Tamaulipas.

Ahí, María Luisa y Anabel, acompañadas de Diana, quien fue nuestro contacto, nos abren las puertas de Haeberli Piel Artesanías Tamaulipecas.

Cueras, bolsas, zapatos, carteras, “María Luisas” (una especie de “mañanita” con flecos, nombrada así en honor a su abuela), “Marilús” (pequeñas “María Luisas”, tipo marineras), y todo lo que la imaginación permita crear teniendo como base la piel y el diseño de la cuera tamaulipeca.

Siendo ya la cuarta generación que se involucra en esta “bella tradición de hacer arte”, las hermanas Rodríguez Haeberli están muy contentas de continuar con el legado de su abuela y de fomentar en las nuevas generaciones de su familia, ese gusto por las tradiciones de nuestro Estado, una tradición que como tamaulipecos nos da identidad ante el mundo y que les hace exclamar con orgullo ante propios y extraños “de qué pieles salen las mejores cueras”.

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion

Otras Noticias